Menú

Pasado, presente y futuro de la Animación de Videojuegos

Pasado, Presente y Futuro de la Animación de Videojuegos

La animación ha acompañado al entretenimiento multimedia desde sus inicios, pero para comprender el porqué de su origen podemos remontarnos millones de años atrás, cuando incluso las primeras pinturas rupestres ya pretendían expresar movimiento.

Los juegos de sombras de China, la linterna mágica del alemán Athanasius Kircher en 1640, el principio de la persistencia de la visión de Peter Mark Roget en 1824 y el consecuente Fenaquistoscopio de Joseph Antoine Plateau en 1831… el ojo humano siempre se ha sentido atraído por imágenes en movimiento.

Y es que, si nos basamos pura y únicamente en su teoría, sin entrar en medios técnicos, la animación no es más que eso: una consecución de imágenes que producen la sensación de movimiento en nuestro cerebro gracias a una ilusión óptica.

 

La animación y el nacimiento de los videojuegos

11 años antes del debut del exitoso Mickey Mouse en el cortometraje sonoro Steamboat Willie de Walt Disney, en 1917 los italianos Federico Valle y Quirino Cristiano crearon El apóstol, la primera película animada de la historia.

Desde esa proeza realizada en Argentina, la animación ha evolucionado en técnica y medios: desde la rotoscopia, hasta la actual animación digital por ordenador; desde el dibujo 2D, hasta el modelo 3D; y, lo que nos atañe, desde el cine y el cine de animación, hasta los videojuegos.

En 1958 aparece Tennis for Two, el primer videojuego de la historia, aunque no sería hasta el arcade Pong en 1972 cuando el ahora décimo arte comenzase el fenómeno que, al más puro estilo efecto mariposa, a día de hoy no para de crecer.

Sin entrar a hablar de la importancia de la animación en este, es destacable que el propio término videojuego ya hace referencia a la existencia de dos grandes apartados: un vídeo (imágenes en movimiento) y un juego.

Es por ello que desde ese tímido primer comienzo de Tennis for Two, la animación ya era parte indispensable del videojuego. En este caso no para contar una historia con una cinemática o aportar expresividad, sino para ser la consecuencia de la acción o, dicho de otro modo, la respuesta directa a la interacción del jugador.

 

 

La animación de videojuegos hoy en día

De píxeles a polígonos, de Pac-Man a The Last of Us. Con el paso de los años y la sucesión de nuevas plataformas, los videojuegos han evolucionado adquiriendo complejidad y, junto a ellos, su animación.

Mundos y personajes más detallados, mecánicas más variadas y complejas, historias con mayores necesidades expresivas… y animaciones que, en consonancia, necesitan dar respuesta a un medio que gana madurez.

La animación en los videojuegos ha supuesto y supone un factor diferencial. Desde Super Mario Bros., creando un movimiento y experiencia únicos, pasando por Crash Bandicoot y llegando hasta títulos como L.A. Noire, donde la animación facial fue clave de su gameplay.

Muchos videojuegos actuales también dan un gran peso de su innovación a la animación, como es el caso de FIFA y otras franquicias de EA Sports, donde la tecnología Real Player Motion permite mejorar en gameplay la respuesta de los jugadores a las acciones de los jugadores y hasta reflejar su personalidad.

Junto a la evolución tecnológica, sobre todo destacando la de la captura de movimiento (motion capture), el mayor protagonismo de las animaciones ha permitido obtener una mayor riqueza de respuestas, acciones y expresiones, incluso sin tener propósitos realistas como los antes citados.

 

El futuro de la animación de videojuegos

La evolución del videojuego del mañana, al igual que hasta ahora, pasa por muchos aspectos. El fotorrealismo en el apartado gráfico, la realidad virtual como alternativa a la forma tradicional de jugar… no sabemos a ciencia cierta qué deparará el futuro a los videojuegos, pero las animaciones seguirán siendo clave en el binomio jugador-interacción.

Los animadores del hoy y del mañana deberán dar respuesta a nuevas tendencias, como el renderizado en tiempo real, que ya se encuentra presente en el motor gráfico Unreal Engine 4 de Epic Games, y puede verse en acción en juegos como Kingdom Hearts III, donde los personajes de Toy Story llegan a lucir mejor que en su primera película.

La consolidación del sector también será parte de su evolución. La animación es una profesión de futuro, y en la actualidad ya existen estudios como el Grado en Animación de la Escuela Universitaria ESNE, donde forman a los futuros profesionales de la animación 2D y 3D.

En el caso de esta formación específica, los alumnos también se forman en disciplinas como el Diseño de Personajes, el Storyboarding, la Postproducción y Efectos Especiales, tecnologías de render y mucho más.

Al término de los cuatro años que duran los estudios, y si bien los alumnos optan por realizar el cuarto curso en Reino Unido o en Madrid, los alumnos obtendrán el HND + Bachelor of Arts en Universidad de Wolverhampton o el HND + Título privado de ESNE, respectivamente.

Rafa Garrido
Game/Level/UI Designer de vocación y profesión. Dirijo la revista Thousand-Sunny.org, subo vídeos a YouTube y desarrollo videojuegos en Mechanic Games.